El topónimo le viene dado a San Román del Santo Romanus, mártir de Antioquia en el siglo IV; mientras que lo de Cuba parece provenir del latín clásico “Cuva” o “Cova”, hondonada o cueva.

Según cuentan las Crónicas antiguas parece que en San Román poseyó la famosa condesa Mummadonna un palacio, allá por el siglo XI, la esposa del Conde Murió Alfonso y que aún se mantenía en pie en el siglo XIII.

Nació en esta localidad, en el siglo XV, Francisco Antonio Caballero que fuera presidente de la Real Chancillería de Valladolid y obispo de Segovia. Fue además San Román de lugar de solariego de la gran casa de los Alburquerque.

San Román disponía de 333 habitantes a mediados del siglo XIX, de 411 en 1900, de 410 en 1930, de 322 en 1960 y de 112 en 2005.